8 de març, Dia de la Dona (el karate de mi mujer)


Gichin Funakoshi, fundador del Karate Shotokan, que va nèixer a Okinaka el 10 de noviembre de 1868 i morí el 26 de abril de 1957, va deixar-nos entre les seves obres la seva biografia ‘Karate-Do, mi camino’, i avui és un molt bon dia per reproduir un capítol que dedica a la seva dona.

Una lectura interessant que, al marge de la redacció ‘fantasiosa’ del text,  reflecteix les profundes desigualtats socials en aquella societat del Japó de finals del segle XIX. 

Curiosament, en el llibre hi ha fotografies del mestre, dels seus alumnes, de la seva descendència i fins i tot dels seus poemes, però no en trobam cap de la seva dona, tot i dedicar-li un capítol i fer gala de la seva gran valua i gran talent!

Gaudiu de la lectura i, si teniu ocasió, us recomanam que llegiu el llibre complet!

El karate de mi mujer

      He mencionado antes que mi familia provenía de la clase “shizoku”. Mi abuelo paterno, Gifuku, fue un excelente estudioso confuciano y como la mayoría de los estudiosos, tenía pocos problemas con el dinero –o sea, tenía muy poco dinero como para preocuparse. El tenía, sin embargo, un alto favoritismo por parte del “hanshu” (jefe del clan) y le fue dado el deber y el honor de instruir a las hijas del viudo “hanshu” en la ética confuciana. Estas lecciones privadas se daban en el Kuntoku Daikun Goten, un palacio donde vivían las señoritas y donde había también un altar dedicado a los antepasados del “hanshu”. Estaba prohibida, por supuesto, la entrada de hombres al palacio de las señoritas, pero fue hecha una excepción con Gifuku.

            Al hacerse demasiado viejo como para continuar enseñando, renunció a su puesto y fue recompensado por el “hanshu” con una casa en Teira-machi, cerca del palacio; en el tiempo de la Restauración Meiji también se le dio una considerable suma de dinero. Lamentablemente, después de la muerte de mi abuelo, la propiedad y el dinero que legó mi padre fue lentamente pero totalmente disipado.

        Al contrario que yo, mi padre era alto y guapo. Era experto en pelear con palos (“bõjitsu”) y un consumado cantor y bailarín, pero tenía un desafortunado defecto,bebía mucho, y ésta, sospecho, fue la causa de que el legado de mi abuelo gradualmente se alejó de las manos de mi familia. La casa donde vivíamos, aún cuando yo era chico, fue siempre de alquiler.

        Debido a nuestra relativa pobreza, yo no me casé hasta que fui mayor de veinte años, una edad un poco avanzada para casarse en esa época en Okinawa. Mi salario como maestro de escuela primaria era la principesca suma de tres yens por mes, y con esa cantidad yo tenía que mantener no sólo a mi mujer y a mí mismo sino también a mis padres y abuelos; pues no estaba permitido a los maestros de escuela tener otro tipo de trabajo extra. Aparte, entrenaba karate, que aunque yo lo quería mucho, no me aportaba ni un solo sen.

        Así estábamos, una familia de diez personas, subsistiendo con un ingreso de 3 yens al mes. El hecho de que fuésemos capaces de hacerlo se debió totalmente a la diligencia de mi mujer. Avanzada la noche, por ejemplo, ella se consiguió un trabajo tejiendo una vestimenta típica llamada “kasuri” por la que le pagaban seis sen cada una. Luego se levantaba al alba y caminaba cerca de una milla hasta un pequeño terreno donde cultivaba verduras para la familia. A veces la acompañé, pero en esa época era considerado impropio para un maestro ser visto trabajando en el campo al lado de su mujer, así que no pude acompañarla muy frecuentemente y cuando lo hacía me ponía un sombrero ancho y grande para evitar ser reconocido.

        Me pregunto de dónde sacaría tiempo para dormir encontraba tiempo para dormir, pero nunca escuché una palabra de queja. Nunca sugirió que aprovechase más mi tiempo en lugar de practicar karate en cada minuto que tenía. Por el contrario, me animaba para que continuase y ella misma tenía interés en él, observando frecuentemente mis prácticas. Y cuando se sentía particularmente cansada, ella no hacía como hubieran hecho la mayoría de las mujeres, descansar y pedirle a uno de los hijos que le masajeara sus hombros y brazos. ¡Oh no, no mi mujer! Lo que ella hacía para aliviar su exhausto cuerpo era salir y practicar un kata de karate. De esta forma, ella se hizo tan diestra que sus movimientos eran como los de un experto.

     En los días en que yo no practicaba ante la severa mirada de Azato o Itosu, lo hacía sólo en nuestro patio. Varios jóvenes del vecindario, que me habían estado observando, se acercaron a mí un día y me preguntaron si les podía enseñar karate, lo que por supuesto me complació mucho. A veces me retrasaba en la escuela y en aquellas ocasiones cuando retornaba a mi casa encontraba a los jóvenes practicando por su cuenta, con mi esposa entusiasmándolos y corrigiéndolos cuando hacían algo equivocado. Así, simplemente viéndome entrenar y por practicar ella misma ocasionalmente, logró alcanzar un total entendimiento del arte.

      Por nuestra casa pagábamos una renta mensual de 25 sen, que era una suma bastante grande en aquellos días. Nuestros vecinos eran en su mayoría pequeños comerciantes y hombres “jinriksha” (N.deT.:carro de pasajeros tirado por un hombre), algunos vendían chinelas para la casa, artículos como peines y otros habas preparadas que las llamábamos “tofu”. Frecuentemente se enzarzaban en peleas después de haber bebido.

      En esos casos generalmente mi mujer intercedía para apaciguarlos. Casi siempre lo conseguía aún cuando en el vecindario se hubiese llegado a una pelea, que no era fácil ni para un hombre. Por supuesto ella no usaba la violencia en su rol de mediadora, utilizaba su poder de persuasión. Así, mi mujer, admirada en en casa por su diligencia y economía, era conocida en el vecindario como una consumada karateka y hábil mediadora.

Som dona i practic Arts Marcials

8 de març, Dia de la Dona 2016

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s